CONSERVA DE TOMATES

Para conservar los tomates han de estar en su punto de calidad y madurez ideal.

Preparación:

Una vez escogidos, métalos en agua hirviendo y seguidamente en agua fría, tire de la piel ligeramente y quedarán pelados.

La otra opción es pelarlos con un cuchillo como si de patatas se tratase, pero con la diferencia de que con estos últimos sus manos quedarán mucho mas suaves.

Conservación

Una vez pelados, y sacado el corazón por la parte que lo une al tallo, apriételos con la mano un poco para que le salga la parte del jugo sobrante.

Introdúzcalos en tarros de cristal hasta llenarlos totalmente..

Los envases ya llenos se hierven a Baño María durante diez minutos con los tarros sin cerrar.

Recordamos que el BAÑO MARÍA consiste en poner a hervir agua e introducir en ella el bote o flanera que contiene el producto que se quiere conseguir.

Al sacarlos del agua ha de ponérsele las tapas. Luego se volverán a poner a Baño María, durante cuarenta minutos para los envases de medio kilo y cincuenta y cinco minutos para los de un kilo.

 

Para conservar los tomates también se puede recurrir a su congelación, una vez lavados y pelados o bien,

cocinarlos preparando una salsa de tomate frito, con cebolla, pimiento y lo que se le desee añadir.



Conserva de Judías Verdes

Las mejores judías para conservar son las más tiernas, las que aún no tienen habas grandes formadas.

Ponga agua a hervir y escalde en ella las judías durante cinco minutos, pasados los cuales se introducen en agua fría

y finalmente se escurren.

Conservación

Una vez limpios los tarros de cristal se van llenando de judías , una vez terminada esta operación se rellena el envase con agua hirviendo en la que se habrá disuelto una cucharadita de sal por libro de agua.

Los envases así preparados se hierven a Baño María durante cinco minutos con los tarros sin cerrar.

Ciérrelos inmediatamente, pero antes elimine las bolsas de aire que puedan quedar en el interior.

Vuelva a hervirlos a Baño María durante cuarenta minutos, los envases de medio kilo.

 

Para conservar las judías verdes congeladas el tiempo será de media cocción. Se escurren dejan enfriar y

se introducen en bolsas en el congelador.



CONSERVA DE PIMIENTOS

Seleccione pimientos de color uniforme, verdes o rojos y sin manchas, gritas o rugosidades, con piel tersa y firme.

Tarros

Use tarros de cierre herméticos, y siempre que sea posible, de boca ancha para poder introducir los pimientos enteros.

Pelados

Ase los pimientos sobre brasas o al horno y seguidamente introdúzcalos en un recipiente que mantendrá cerrado hasta que se enfríen,

El calor y el vapor que desprenden levanta la piel y se pueden pelar fácilmente. El jugo que sueltan se guardan para rellanar los tarros.

Envasado

Introduzca los pimientos pelados y limpios de semillas en los tarros, apretando bien hasta llenarlos totalmente.

Si tiene jugo de pimiento rellene con el los tarros y si no dispone de jugo suficiente puede rellenar los envases con agua en la que mezcló dos cucharaditas de zumo de limón.

Precalentamiento

Precaliente los tarros de pimientos durante diez minutos antes de cerrarlos herméticamente.

Esterilización

Los de medio kilo durante sesenta minutos al Baño María y dos de un kilo durante setenta y cinco minutos.